Ellas son la película

Hace un par de semanas estuve viendo La dama de hierro. Quería hablar un poco sobre esto, pero me pareció una película demasiado ligera como para dedicarle una entrada. Como dice el título, ellas son la película. Así que vamos a coger dos biopics, género de moda, para que compartan este hueco. Ellas están compitiendo en casi todas las entregas de premios y aquí comienza la batalla por el Óscar. Son dos mujeres que han hecho historia.

La dama de hierro

Siempre que se lleva una biografía al cine hay diferentes maneras de tratarlas. Las más habituales son los extremos de la crítica a la humanización de los personajes. En este caso se quedan con lo último y, tratándose de una mujer tan radical, esto le ha dado un gran golpe a la película.

Nos presentan a una Margaret Thatcher luchadora, siempre con sus objetivos en el punto de mira, y capaz de pasar por encima de cualquiera para conseguirlo. Un repaso desde sus inicios para centrarse en el polémico caso de las Malvinas. La veremos envejecer, luchar contra su propia mente y evolucionar de una manera perfecta gracias a, la siempre grandiosa, Meryl Streep. Los encuentros con su marido, Denis Thatcher, también son dignos de mención.

Phillyda Lloyd viene de dirigir Mamma Mia!, y pasar de una comedia musical a un drama histórico es, como poco, complicado. En aquella ocasión también fue Meryl la que le lanzó un salvavidas, ahora si aguantamos en la butaca es porque cuesta cerrar la boca ante la interpretación de la gran dama del cine. Sin duda, uno de los comentarios más escuchados sobre esta película ha sido el de 'Meryl es la película'.


My week with Marilyn

La tentación rubia vuelve a la gran pantalla. Esta vez viene con una historia sencilla, un recuerdo de su pasado. Se está grabando El príncipe y la corista, y el tercer marido de Marilyn, Arthur Miller, vuelve a Estados Unidos durante su luna de miel. Ella continúa su grabación junto a Laurence Olivier.

Colin Clark deja Oxford por el cine y pasa a ser uno de los asistentes de este rodaje. Allí conoce a la actriz y le enseñará la vida británica. Un respiro para su ajetreada y fotografiada vida en Hollywood. Así lo contó este en los libros que ahora sirven de base para el guión de My week with Marilyn.

Michelle Williams es la encargada de disfrutar este personaje que ha enamorado a tantos. Se fue metiendo poco a poco en las quinielas y ahora se presenta como una clara candidata a llevarse el Óscar. Aunque ella sea la mayor parte de la película, en este caso tiene algo más detrás. Una actriz que se intuía en Brokeback Mountain y que se ha ido asentando con el tiempo.


1 comentario:

Juan Roures dijo...

Dos claros casos de actrices maravillosas que salvan dramas bastante irregulares que, sin ellas, no aportarían nada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...