'La Avería' de Blanca Portillo

Los Premios Max de las Artes Escénicas cumplen quince años en su próxima edición. Ninguna mujer se ha llevado el premio a la Mejor Dirección de Escena. ¿Se romperá la tradición en 2012? La candidata con más papeletas para conseguirlo es Blanca Portillo por La Avería.

Fernando Sansegundo ha sido el encargado de la adaptación teatral de la obra del escritor suizo Friedrich Dürrenmatt. Estará en las Naves del Español, en el Matadero de Madrid, hasta el 1 de enero. Queda poco tiempo, así que no dudéis en ir. Es uno de los mejores montajes que tenemos sobre las tablas.

El Studebaker color cereza de Alfredo Traps ha tenido una avería. Esto le obliga a aceptar la invitación de un anciano caballero para pasar la noche en su casa. Allí descubrirá que nada es lo que parece, que el tiempo y sus efectos cambian por momentos. Esa noche se celebra una cena, la mejor de su vida, y allí le propondrán un juego. La curiosidad le hace aceptar y aquí comienza su viaje por la Ley y la Justicia.

Al llegar nos encontramos con una casa de altos techos, una librería llega hasta lo más alto. Rodeada por un jardín de césped y un rosal cuidado por su jardinero. La escenografía es perfecta, incita a buscar todos los detalles que puedas encontrar. Poco a poco, vamos conociendo a unos personajes que están a la altura del decorado. No vayáis buscando a los actores, han quedado tapados por capas de tiempo.

Muchas caras conocidas nos venden esta avería, pero solamente veremos la de José Luis García-Pérez, el desquiciado Traps. Podemos intuir a Daniel Grao, firme en su papel de anfitrión y juez. Mademoiselle Simone tiene unas manos mágicas, como la interpretación de Emma Suárez. Fernando Soto consigue enternecer con su Pilet haciendo lo imposible. Zorn es extravagante y su voz emociona, Asier Etxeandía sabe conseguirlo. José Luis Torrijo gana unos kilos para convertirse en Kummer, pero no pierde nada de agilidad.




Opinión personal: tengo una extraña afición a no controlarme cuando algo me gusta y debo informar en vez de opinar. Así que, para cerrar esta reseña, poco me queda por añadir a lo ya dicho. Estamos ante una de las obras del año y, para los que apoyen la teoría de que un premio es sinónimo de calidad, lo comprobaremos en la próxima gala de los Premios Max. Si os podéis acercar por el Matadero para ver esta obra, no os va a decepcionar. A esta magnífica obra se le suma un espacio inigualable.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...