Start spreading the news

Una pequeña introducción, media vuelta y brazo estirado, comienzan los primeros acordes de 'New York, New York' y el público aplaude a su espalda. Así comenzaba hace 35 años una de las mejores escenas de la película homónima con su canción. Una mezcla de rojo y negro en su ropa daba juego para destacar. Martin Scorsese era el encargado de dirigir a dos animales de la interpretación, Liza Minelli y Robert De Niro. La película ha recibido todo tipo de críticas, pero nadie le puede negar el éxito de esa canción. New York, New York es especial.

Tres años después Frank Sinatra sería el encargado de relanzarla a nivel internacional. Y en 1983 serviría de excusa para realizar un cortometraje de animación, A Sundae in New York. Jimmy Picker se llevaría el premio Óscar y utilizó al alcalde del momento, Ed Koch, para contar esa vida en la "Gran Manzana". Una historia hecha con muñecos de barro que se queda muy lejos del actual estilo en animación. Comprobadlo, tres minutos de historia del cine.



Start spreading the news
Estamos ante una canción que puede ser cantada por cualquiera, o eso parece. En 1990 nos llegaría otra escena con el tema de fondo. Tony Randall era la voz, el cuerpo era muy diferente. Una fiesta con matasuegras y gorritos será el decorado para la actuación en Gremlins 2. Otro tipo de animales que han utilizado esta canción para mostrar su relación han sido Marty y Alex en Madagascar. ¿Realmente cualquiera puede interpretar esta canción?

Algo extraño sucedía en 2009. Una nueva canción parecía ser la sucesora de esta letra para la ciudad que nunca duerme. Jay-Z acompañado de Alicia Keys nos mostraban un Nueva York alternativo en 'Empire State of Mind'. Sexo en Nueva York 2 la utilizaría en su banda sonora, aunque también nos sorprendía con Liza Minelli cantando 'Single Ladies' de Beyonce. Muchos intentan borrar esa escena de su mente.

Pero, cuando todo parecía perdido, aparece un rayo de esperanza para 'New York, New York'. La culpable es Carey Mulligan y su película es Shame. Una escena mucho más dorada, un gran contraste con su original. Pausada, desgranando cada palabra de la canción, sintiendo lo que dice. De esta obra se ha dicho mucho, algunos comentarios demasiado sutiles hacia el miembro principal. Pero Fassbender no sería nada sin la réplica de Mulligan y la película no tendría esas críticas si fuese española. En unas semanas llega a las salas españolas, id probando un poco con la canción que da sentido a esta entrada.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...