Periodismo y cine VI: Los años 90

Llegamos a los 90, una década que me permito abrir con otra anécdota. Ana Belén, la de “La puerta de Alcalá”, dirigiendo a Carmen Maura en Cómo ser mujer y no morir en el intento. Los problemas de una periodista, especializada en la información del Parlamento, para poder atender su trabajo profesional y al mismo tiempo su trabajo como ama de casa. Porque eso de la igualdad en el hogar no se había inventado todavía, permítaseme la ironía.

Para no salir del cine español vamos a hablar un poco de nuestro director por excelencia, Pedro Almodóvar. En 1995 nos presenta La Flor de mi secreto y enseña la redacción del periódico ‘El País’. Una escritora quiere alejarse de la literatura para ser crítica. Aquí se presenta el juego del anonimato y las debilidades de los críticos.

Almodóvar ha sido una fuente de ingresos para ‘El País’, la publicidad que les ha hecho en sus películas llega a ser casi descarada. Pero en su última película, La piel que habito, decidió que apareciese el periódico ‘La Vanguardia’. No hay una versión oficial sobre su decisión, pero en “el mundillo” se comenta que es por las duras críticas, muchas veces incomprensibles, que el manchego recibe de Carlos Boyero, crítico de ‘El País’.


El típico foco que explota y cae
Para conocer la producción de programas de televisión aparece El show de Truman de Peter Weir. Una cadena televisiva crea un programa en el que se sigue las veinticuatro horas al día la vida de Truman, interpretado por Jim Carrey, sin que él lo sepa. El programa es el número uno de audiencia y los espectadores están pegados al televisor todo el día. Puede que aquí encontremos un buen referente de los reality shows que llegarían al poco tiempo. Algo similar haría la película EDtv, aunque aquí el protagonista sabe dónde está metido.

Puestos a ampliar el anecdotario, hablemos de Newsies. Un musical de Disney, titulado La pandilla en España, que trata sobre los chicos vendedores de periódicos y su huelga de 1898 contra los titanes del periodismo William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer. ¿Dónde está la anécdota? Pues en que la película estuvo nominada a 5 premios Razzies, ganando el de peor canción, y su actual adaptación teatral está nominada a 8 premios Tony. ¿Cuál es el problema? ¿El medio, la época, el público...?

La década de los 90 es una época complicada para el cine sobre periodismo, no hay grandes películas que destaquen. El papel del periodista suele ir a un segundo plano y si es protagonista parece exagerado, como ocurriría en la serie de televisión Periodistas estrenada en 1998. Porque el auténtico secreto de la serie era descubrir cómo conseguían sacar un periódico diario.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...