Escalera al cielo

Siempre me ha gustado esta imagen, esta escalera, estos espejos. Podéis verlo en Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel o visitar el original en en el 31 de Rue Cambon en París. Podría hablar de Audrey Tautou, la chica que fotografía a sus entrevistadores, o quizá viajar a Francia con Chanel. No sé, parece que esta sección se está perdiendo en los reflejos.

Creando una leyenda en su escalera al cielo

Ella se sentó en la escalera, en los peldaños por lo que bajaba su trabajo, su arte. Todos sabían que estaba atenta, siempre le gustó dominar el detalle, pero nunca la imaginaron en el suelo. Ella es elegante, su postura es perfecta, y lo era sin darse cuenta. Era natural. Una naturaleza diferente, una mujer que rompía con todo para crear su propio mundo. Todos hablaban de ella, era un mito vivo, y todos seguirán hablando de la mujer convertida en icono.

Las escaleras no tienen dirección, cada uno toma el sentido que le interesa, tú decides. Se suele decir que las cosas, para hacerlas bien, hay que hacerlas despacio, subir escalón a escalón. Ella subía y bajaba constantemente por su escalera, podía permitirse el lujo de sentarse unos minutos sobre los peldaños. Nunca se dejó engañar por su reflejo, su imagen era única y lo sabía, jugaba con ello. Siempre será Chanel.

Gabrielle puede descansar, ella subió su escalera al cielo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...