Behind the Candelabra

Liberace. ¿Qué se puede decir del maestro del exceso? Un pianista que montaba el espectáculo antes de sentarse al piano y embobaba al público con su presencia. Un estilo parecido al de los magos, primero te conquista y después te sorprende.

Behind the Candelabra narra parte de la vida de Liberace, la relacionada con  Scott Thorson, así que lo primero que hay que hacer es evitar las falsas expectativas de ver esta obra para conocer la historia de Lee, como le llamaban los más cercanos.

¿Qué puedo contar sin miedo a romper la trama? Os vais a encontrar con la historia de dos hombres unidos por la casualidad y cómo esos dos mundos se van fusionando sin marcha atrás. Liberace y Scott Thorson, el afamado pianista y su amante. Dicen que la libertad de uno termina cuando empieza la de otro. Esto no se cumple con las estrellas como Liberace, tu libertad empieza cuando Lee quiera. Una historia contada a través de saltos en el tiempo y de transformaciones físicas, un personaje que te atrapa y te deja con ganas de saber más sobre él. Cuando una obra consigue ésto es porque está bien tratada.

El exceso es lo más característico de Liberace, así que cuando se llega a ese punto en la película es donde más se disfruta su historia. Michael Douglas pareció darse cuenta y disfruta exagerando los gestos y la voz de su personaje, un reflejo perfecto sin caer en la parodia. Con Matt Damon tuve un problema, me costaba verle en el papel, pero te encuentras con otro actor diferente cuando llega el momento de la transformación. Es el mismo impacto que sentí al ver a Rob Lowe. Acostumbrado a su papel en Parks and Recreation, me costó verle con su inexpresiva cara de cera, aunque a los dos minutos estaba volviendo atrás para disfrutarle de nuevo y reírme con su aparición estelar.

Steven Soderbergh se ha encontrado con un regalo muy peligroso. Recordar al mítico Liberace no es nada fácil, era un personaje creado sobre su persona. Intentar recuperarle con su contexto y mostrar una realidad que supera la ficción, puede hacer que un director se pierda en el oropel. Soderbergh ha sabido salvar el bache y nos deja una buena obra, aunque a mí no me hubiese sobrado un poco más de exceso. Liberace era  ese exceso cercano a la locura que tanto puede encantar como repeler. Lámparas con miles de cristales, joyas imposibles de llevar y cirugías innecesarias serán las guías que conducen Behind the Candelabra.


Opinión personal: sufro el síndrome de HBO, pueden ponerme cualquier cosa delante y yo iré a por ello sin pensarlo. Las series siempre han sido su punto fuerte, pero podemos recordar otras TV movies como Game Change para darnos cuenta de que hay mucho más en esta casa. Me gusta su estilo al apostar por biopics que tienen libertad lejos del personaje, aquí puedes disfrutar con la historia sin necesidad de saber nada sobre Liberace. No pretenden juzgar o ser moralistas, aquí se cuenta una historia de la manera más objetiva posible (teniendo en cuenta que está basada en las memorias de Scott Thorson). Si tenéis la oportunidad de verla, adelante.

2 comentarios:

Félix Redondo Casado dijo...

Ya veo que HBO ha comprado Abajo el telón... ja ja... es broma. Me alegro de que te guste.

Anónimo dijo...

Me encantan las peliculas de estreno que HBO crea sobre todo cuando son originales, sin duda este fue que soprendió muchisimo, una tragica historia de amor en donde Douglas y Damon se lucen en las actuaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...